La igualdad está en los ojos de quien mira

¡Hola!

Durante el mes de septiembre, pudimos conocer de primera mano las herramientas más eficaces para conquistar la igualdad de género en nuestra vida diaria. Todo gracias a la abogada Ester Alonso.

Read More

Anuncios

Mindfulness o el poder de la atención plena

¡Hola! Hoy os vamos a explicar en qué consiste el Mindfulness, una técnica de meditación que ayuda a gestionar mejor nuestra atención y nuestras emociones. ¿Quieres saber más?

Read More

Marcos. Libertad en internet.

Hola. Mi nombre es Marcos. Soy un chico de 23 años al que si un día os encontráis por la calle sin duda os fijareis. No es que sea guapo que lo soy un rato largo sino porque tengo una discapacidad muy visible. Tengo que usar una muleta debido a un problema degenerativo que afecta a mi sistema motor. Con el tiempo mis piernas se vuelven rígidas y me cuesta más caminar.

Este problemilla me ha generado también una discapacidad intelectual. Algunos pensarán que soy tonto. Existe mucha gente por desgracia que etiqueta con este tipo de adjetivos a los que tenemos algún problema de aprendizaje que es a la postre lo que supone tener una discapacidad intelectual. Dificultad para aprender. Eso no impide que lo haga ojo, solo que a un ritmo diferente.

Bueno, el motivo de esta entrada no es daros la chapa con mis problemas. Quiero hablaros de algo en lo que seguro coincidiré con muchos. La afición por los videojuegos.

Cuando te enchufas a una Playstation, a una Xbox One o Pc las barreras físicas no existen. Mi muleta queda tirada en el suelo. En Internet mientras goleo con el Celta jugando al Fifa soy tan bueno como cualquiera. Me olvido durante un buen rato de mis dificultades. Nadie me juzga por mi apariencia sino por mi habilidad. Además, puedo hablar y conocer a mucha gente que de otra forma, posiblemente pasaría de largo por la calle.

Puede que de noche, en una discoteca haya quien se quede embobado mirando para mí, algunos se reirán y gastarán bromas sobre mí. No me importa. En esos momentos recuerdo lo que una vez me dijo un profesor.

“No eres tú el que tiene que integrarse en la sociedad, ya lo estás. Es esa parte de la sociedad intolerante e ignorante la que tiene que vencer sus dificultades e integrarse”.

Seguiremos viéndonos por aquí o jugando en Internet si queréis. Gracias por vuestra atención.

Entrada 1