Plazas públicas para personas con diversidad funcional

Hola. Me llamo Ruth Ramos y os quiero contar algo que para gente como yo y para mi, es importante.

El pasado 10 de junio fui a Madrid. No fui en plan turista, bueno, un poco sí pero el motivo fue que tuve un examen.

El Ministerio de Hacienda sacó unas plazas de auxiliar administrativo para toda España. Yo me apunté a las plazas de Pontevedra. Solo una. Pocas, muy pocas. Si me preguntas que es eso de Hacienda no te sabría explicar. Solo mencionarlo alguno de mis compañeros empieza a lanzar todo tipo de cosas sobre ellos.

En clase me explicaron que Hacienda se encarga de coger dinero para poder pagar carreteras, hospitales, cosas así. Bueno, no me quiero enrollar con esto.

El examen me salió muy bien. Eso es lo importante. Estuvimos mis compañeros y yo durante los últimos 8 meses preparándolo en la Asociación. A mi todo lo que tiene que ver con la oficina me encanta. Se me da muy bien. Me encanta escribir en el ordenador.

El examen fue fácil. 25 preguntas tipo test. Tardé poco en terminarlo. Sí, me metí un buen tute para hacer un examen en menos de una hora. No estaba sola. Más de 1000 personas como yo, con una diversidad funcional nos reunimos en la Facultad de Ciencias de la Información. Hacía mucho calor, no tenían puesto el aire acondicionado y aquello se desbordó. Yo tuve la suerte de que vino mi madre acompañándome. Podría haber intentado ir sola pero visto lo visto, no sería una buena idea.

Momentos antes de la prueba

Momentos antes de la prueba

Los que convocan las oposiciones para personas con discapacidad parten de la idea de que todos nosotros vamos a ir al examen con nuestras familias o profesores. No se ponen en la piel de personas con discapacidad intelectual  perfectamente autónomas que quieran ir solas. Lo digo porque la información era escasa. Busca tu nombre y la clase del examen en una pared llena de papeles y de gente. Ningún cartel. Nadie del tribunal cerca para poner un poco del orden al caos. Lo peor fue la gran cantidad de gente en un espacio tan pequeño y el calor.

Mis compañeros decían que no entendían el motivo de tener que ir a Madrid. Se podría hacer en Santiago ¿verdad? Había gente de todas partes de España. Ceuta, Málaga…

Soy una chica positiva y alegre. Veo lo positivo. Sacan plazas de funcionario para personas con diversidad funcional. Hace años nadie lo pensaba. Ahora solo falta que lo hagan bien. Que saquen más plazas. Cada vez somos más personas que quieren trabajar.

Anuncios